¿Para quien?

¿PARA QUIÉN ES ADECUADA?

Los rápidos cambios e imperativos de la vida actual pueden ser tan absorbentes que olvidamos la consideración mas importante: nosotros mismos.

Cuando los mecanismos naturales y subconscientes del equilibrio y coordinación se distorsionan por un mal uso habitual o por un accidente, el funcionamiento psico-físico se puede ver alterado adversamente. Una apropiada coordinación y equilibrio no es algo que podamos conseguir a base de esforzarnos más, pues su misma naturaleza envuelve respuestas automáticas reflejas, que cuando trabajan bien aparecen naturalmente.

Adoptando los principios de la técnica Alexander y aprendiendo a prevenir las interferencias con estos sutiles y complejos mecanismos podemos restaurarlos significativamente. Respirar, moverse, hablar, se convierten en algo más fácil, ligero y libre.

para quien

La técnica Alexander puede añadir una nueva dimensión a nuestra consciencia, bienestar y creatividad. Debido a que trata de mejorar la coordinación, equilibrio y calidad de movimientos, es adecuada para todos aquellos que tengan interés en conseguir estos propósitos.

La técnica Alexander considera que el mal uso de uno mismo, es una de las causas fundamentales que ocasiona e incrementa muchos problemas de salud como: dolor de espalda, enfermedades relacionadas con el stress, fatiga general. La técnica está dirigida a a la observación y prevención de este mal uso.

Como alumno aprendes a apreciar las implicaciones prácticas del pensamiento y sus efectos en la actividad muscular. La enseñanza se realiza principalmente a través de las manos del profesor y también a través de instrucciones verbales, lo que potencia el tono muscular adecuado, al mismo tiempo ayuda a deshacer las tensiones inapropiadas y permite recuperar un mejor equilibrio y coordinación.